browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

DESDE EL MUNDO DE LOS SUEÑOS A LA REALIDAD

¡Es un sueño!, a veces exclamamos cuando la cosa es lejana o imposible, o cuando la consecución del objeto de deseo supone un esfuerzo superior a nuestras posibilidades y resulta, como consecuencia, lo imposible dentro de lo que podría ser posible. El mundo de los sueños es como el camino que serpentea lejano hacia un lugar que se pierde entre la niebla de las ideas confusas, inconcretas, ideas que se entremezclan en un sinfín de contradicciones entre la realidad y la fantasía de ese estado, también impreciso, en el que se desenvuelve el onirismo, el ensueño, la enajenación, pero que resulta ser el mundo de la creatividad que nace, también, de los deseos inconcretos, del espíritu alejado de la materialidad de la que está contaminado el pensamiento lógico.

Soñar, dice el poeta que es poesía y no le falta razón porque, aunque el sueño sea una pesadilla, está revestido de esa fantasía que poco a poco vamos perdiendo desde nuestra infancia por ese camino tortuoso de nuestra incorporación a una sociedad tecnocrática y brutalmente capitalista, en la que el hombre casi pierde su dignidad para convertirse en herramienta útil al sistema, o en la pieza de una máquina que devora, sin piedad, la individualidad de cada ser humano construyendo sobre él una personalidad por y para la producción.

Es bueno soñar, es necesario que nos llenemos de nuevo de la fantasía que perdimos, no hace tanto tiempo, cuando éramos niños, cuando nacíamos a la adolescencia y el mundo nos parecía feo e injusto, cuando éramos jóvenes y éramos capaces de ser optimistas o de luchar por las causas perdidas.

Es necesario soñar, es necesario que Jaén sueñe con unos Presupuestos Generales del Estado más justos para nuestra provincia, en los que cuente, no sólo la población sino también la territorialidad. Es necesario que contagiemos de nuestra fantasía a los políticos, que hasta tal punto la han perdido, cuando piensan que el reparto que se hace del dinero del Estado, es justo para Jaén porque recibe un poco más que en años pasados. La provincia de Jaén, es el 8,72 % de los habitantes de Andalucía, pero es el 15% del territorio andaluz ¿es justo que sólo reciba u 8,84% del presupuesto que viene para Andalucía?, y menos mal que eso viene de la mano del Plan Activa, sin dicho plan ¿cuánto habríamos recibido?…

Es muy necesario que Jaén sueñe, sueñe con cosas inconcretas, que sueñe con que un día será una provincia próspera, dotada de las infraestructuras más elementales. Tenemos que soñar con la “alta velocidad”, con una red ferroviaria de cercanías adecuada a una provincia desarticulada como la nuestra. Debemos soñar con una capital que ostente realmente la capitalidad, a la que sea fácil viajar, en muy poco tiempo y con comodidad, desde cualquier punto de la provincia y en medios públicos, económicos y confortables. Tenemos que soñar con dotaciones hidráulicas suficientes para paliar la sed de nuestros campos… Amigos paisanos, tenemos que soñar tantas cosas… que por soñar no quede.

Yo soy un soñador y sueño con todo ello, y sueño que un día El Puente de la Sierra será un barrio más de Jaén, que sus vecinos también, algún día, podrán soñar tranquilos en la paz de su paisaje sin contratiempos de avenidas de agua, sin peligro para sus vidas y las de los suyos. Sueño que no sueño en un aniversario catastrófico en el que los muertos se contarían por decenas y por centenas los desaparecidos.

Jaén, sigue soñando, porque si todos soñamos, nuestros sueños se harán realidad. Pero despierta en tus sueños para unirte a todos los que claman por un Jaén mejor para nosotros y para nuestros hijos.


Comments are closed.